Con el pasar de los años, la web ha tenido una evolución tan rápida, que muchas veces no nos damos cuenta de su crecimiento y avance, tanto que, incluso en la actualidad ya contamos hasta con hologramas que pueden sustituir a los humanos, en algunos de los roles que desempeñamos.

Por eso, muchos de los negocios que funcionaban de forma tradicional, con una sede física, han tenido que renovarse y comenzar a adaptarse a la nueva era de la tecnología, la web y el internet; que con el pasar del tiempo han sido una nueva herramienta de venta, posicionamiento y alcance a los clientes, por ello, aquí te contamos las ventajas de tener tu negocio en internet, y poder adaptarse a las nuevas formas de consumo de los clientes cibernéticos.

Son fáciles de escalar: Es decir, pueden crecer mucho en volumen y facturación, sin requerir  más recursos de los que ya tenían inicialmente, o cambiando sólo muy pocas de las características que se tenían con el establecimiento físico. Por ejemplo, si creas un ebook, lo puedes vender 1 vez o 100.000 veces. Tu trabajo, habrá sido el mismo “crear el ebook”, esta es una ventaja fundamental en internet.

Son negocios deslocalizados: Por su naturaleza, los negocios en internet no necesariamente requieren de una localización física, pueden ser negocios con operación  online exclusiva, o la combinación de las dos, lo bueno del modelo online, es que, el personal que trabaja allí, puede hacerlo desde cualquier lugar del mundo. Eso hace que puedas reducir la infraestructura, solamente a la estrictamente necesaria.

Son fáciles de monitorear: Una de las grandes ventajas de los negocios online, es que,  permiten e controlar y medir todas sus acciones y operaciones en tiempo real. Y esto, siempre te va a dar un poder increíble, porque puedes conocer a los usuarios a fondo, sabes de dónde llegan, qué hacen y qué quieren hacer en tu sitio web.

Requieren poca inversión: Esto no es una regla inflexible, pero por lo general, crear un negocio por internet es relativamente más económico, si se compara con un establecimiento físico.  Básicamente solo debes invertir en el dominio, el servidor, la pantalla y los plugins.

En conclusión, crear un negocio en internet requiere de procesos simples y específicos, que por su naturaleza, no necesariamente  requieren de un equipo costoso y especializado, se puede fácilmente manejar desde casa, optimizan el tiempo, evitan desplazamientos, y amplían el rango de impacto y alcance de los clientes.. También, dada la poca inversión que requieren, los hace mucho más rentables, del mismo modo, se puede decir que, en la actualidad, año 2020, un 70% de la población mundial, tiene acceso a internet, y por tanto, la búsqueda de clientes no se reduce a un lugar, sino se amplía a dónde tú, como dueño de negocio la quieras llevar.

Categorías: Editorial

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *